Menu
Trabajo-WORK

No para siempre

Vista de exposición / Exhibition view

No para siempre en la tierra, 2019.

Fotografía por Luisa Fernanda Gutiérrez, cortesía de la artista y Proyecto Paralelo. / Photograph by Luisa Fernanda Gutiérrez, courtesy of the artist and Proyecto Paralelo.

Universo transferido V, VIII, IX, XI, 2018.

Bronce. / Bronze.

Dimensiones variables. / Dimensions variable.

Fotografía por Luisa Fernanda Gutiérrez, cortesía de la artista y Proyecto Paralelo. / Photograph by Luisa Fernanda Gutiérrez, courtesy of the artist and Proyecto Paralelo.

Vista de exposición / Exhibition view

No para siempre en la tierra, 2019.

Fotografía por Luisa Fernanda Gutiérrez, cortesía de la artista y Proyecto Paralelo. / Photograph by Luisa Fernanda Gutiérrez, courtesy of the artist and Proyecto Paralelo.

Alusiones I, 2019.

Tapiz Alto Liso tejido a mano, 100% lana. / Hand woven tapestry, 100% wool.

Tejedores: José Antonio Flores y Jorge Iván Damián. / Weavers: José Antonio Flores and Jorge Iván Damián.

Taller Mexicano de Gobelinos.

190 X 280 cm.

Fotografía por Luisa Fernanda Gutiérrez, cortesía de la artista y Proyecto Paralelo. / Photograph by Luisa Fernanda Gutiérrez, courtesy of the artist and Proyecto Paralelo.

Vista de exposición / Exhibition view

No para siempre en la tierra, 2019.

Fotografía por Luisa Fernanda Gutiérrez, cortesía de la artista y Proyecto Paralelo. / Photograph by Luisa Fernanda Gutiérrez, courtesy of the artist and Proyecto Paralelo.

Vista de exposición / Exhibition view

No para siempre en la tierra, 2019.

Fotografía por Luisa Fernanda Gutiérrez, cortesía de la artista y Proyecto Paralelo. / Photograph by Luisa Fernanda Gutiérrez, courtesy of the artist and Proyecto Paralelo.

Universo transferido IV, V, VI, VIII, IX, XI, 2018.

Bronce. / Bronze.

Dimensiones variables. / Dimensions variable.

Fotografía por Luisa Fernanda Gutiérrez, cortesía de la artista y Proyecto Paralelo. / Photograph by Luisa Fernanda Gutiérrez, courtesy of the artist and Proyecto Paralelo.

Universo transferido XI, 2018.

Bronce. / Bronze.

3 x 54.5 x 28 cm.

Fotografía por Luisa Fernanda Gutiérrez, cortesía de la artista y Proyecto Paralelo. / Photograph by Luisa Fernanda Gutiérrez, courtesy of the artist and Proyecto Paralelo.

Universo transferido XI, 2018.

Bronce. / Bronze.

3 x 54.5 x 28 cm.

Fotografía por Luisa Fernanda Gutiérrez, cortesía de la artista y Proyecto Paralelo. / Photograph by Luisa Fernanda Gutiérrez, courtesy of the artist and Proyecto Paralelo.

El colapso de los rituales, 2018.

Madera de Palofierro. / Palofierro wood.

Dimensiones variables. / Dimensions variable.

Fotografía por Luisa Fernanda Gutiérrez, cortesía de la artista y Proyecto Paralelo. / Photograph by Luisa Fernanda Gutiérrez, courtesy of the artist and Proyecto Paralelo.

El colapso de los rituales, 2018.

Madera de Palofierro. / Palofierro wood.

Dimensiones variables. / Dimensions variable.

Fotografía por Luisa Fernanda Gutiérrez, cortesía de la artista y Proyecto Paralelo. / Photograph by Luisa Fernanda Gutiérrez, courtesy of the artist and Proyecto Paralelo.

Transferencias, 2019.

Inyección de tinta sobre papel Fabriano. / Inkjet on Fabriano paper.

30 x 21 cm.

Fotografía por Luisa Fernanda Gutiérrez, cortesía de la artista y Proyecto Paralelo. / Photograph by Luisa Fernanda Gutiérrez, courtesy of the artist and Proyecto Paralelo.

Estratos I, II, III, 2019.

Cerámica, madera, laca. / Ceramic, wood, lacquer.

100 x 60 x 40 cm cada una. / each.

Fotografía por Luisa Fernanda Gutiérrez, cortesía de la artista y Proyecto Paralelo. / Photograph by Luisa Fernanda Gutiérrez, courtesy of the artist and Proyecto Paralelo.

Estratos II, 2019.

Cerámica, madera, laca. / Ceramic, wood, lacquer.

100 x 60 x 40 cm.

Fotografía por Luisa Fernanda Gutiérrez, cortesía de la artista y Proyecto Paralelo. / Photograph by Luisa Fernanda Gutiérrez, courtesy of the artist and Proyecto Paralelo.

Estratos I, III, 2019.

Cerámica, madera, laca. / Ceramic, wood, lacquer.

100 x 60 x 40 cm cada una. / each.

Fotografía por Luisa Fernanda Gutiérrez, cortesía de la artista y Proyecto Paralelo. / Photograph by Luisa Fernanda Gutiérrez, courtesy of the artist and Proyecto Paralelo.

Estratos I, III, 2019.

Cerámica, madera, laca. / Ceramic, wood, lacquer.

100 x 60 x 40 cm cada una. / each.

Fotografía por Luisa Fernanda Gutiérrez, cortesía de la artista y Proyecto Paralelo. / Photograph by Luisa Fernanda Gutiérrez, courtesy of the artist and Proyecto Paralelo.

Vista de exposición / Exhibition view

No para siempre en la tierra, 2019.

Fotografía por Luisa Fernanda Gutiérrez, cortesía de la artista y Proyecto Paralelo. / Photograph by Luisa Fernanda Gutiérrez, courtesy of the artist and Proyecto Paralelo.

 

¿Acaso de veras se vive con raíz en la tierra?

No para siempre en la tierra:

solo un poco aquí.

aunque sea de jade se quiebra,

aunque sea de oro se rompe,

aunque sea plumaje de quetzal se desgarra.

No para siempre en la tierra:

sólo un poco aquí.

Nezahualcóyotl

Cynthia Gutiérrez ha desarrollado su investigación y sus procesos de producción en torno al puente que conecta el pasado con el presente. La delgada línea que divide a la memoria del olvidolo permanente de lo transitoriose ha convertido en un tema esencial para comprender su trabajo. Es a partir de estos conceptos contradictorios que comienza a tejer nuevas historias que fluctúan entre la extrañeza y la realidad, entre el pasado y el presente, entre la tragedia y la comedia, entre la verdad y el engaño.

Su trabajo emana una energía particular que oscila entre la gravitas y un humor hasta cierto punto incómodo. Sin duda sus temas son serios: la Historia con mayúsculas, los símbolos, el Arte, el tiempo, la muerte, el olvidopero en su manera de abordarlos los desmitifica con el recurso, a veces literal, de tumbarlos de sus pedestales. El pedestal es, de hecho, probablemente el elemento definitorio de toda su práctica, así hemos visto pedestales rotos, inclinados, emergiendo de la tierra o sumiéndose en ella, pedestales vacíos y pedestales casi en miniatura. Todas estas bases/ pedestales están siempre en tensión dialéctica con su propia función de delimitar y por tanto definir lo que es historia oficial, lo que es memoria colectiva y lo que es arte. De ahí el interés que tienen para la artista y la manera en que reiteradamente los pone en situación de precariedad o de inestabilidad planteando así la cuestión de su capacidad física y simbólica para seguir sosteniendo algo.

A esta dicotomía entre esta pretendida estabilidadesta fijeza representada por los pedestalesy el tiempo efímero, Gutiérrez le da otra vuelta mediante el recurso a los soportes textiles que también resurgen cada cierto tiempo en su trabajo. El textil en estos casos es casi el opuesto complementario del pedestal: fluido, flexible, maleable. Toda la exposición No para siempre en la tierra, está construida a partir de estos dos elementos que son transformados y llevados a los límites de sus respectivas funciones y definiciones: el fluir del tejido ha sido congelado para siempre en un vaciado de bronce, el pedestal ahora almacena los fragmentos de una historia perdida

Todo en la exposición alude a la naturaleza transitoria del hombre y de sus historias, de sus mitos y sus dioses, y si bien la artista ha recurrido consistentemente a la iconografía clásica, la relación con su contexto local está de un modo u otro siempre presente. En estas obras recientes esta relación se hace explícita ya desde el título de la muestra que procede directamente de un poema de Nezahualcóyotl. En esas líneas se encuentran por supuesto preocupaciones universales sobre el aspecto transitorio de nuestro pasar por el mundo.  Las propias técnicas artesanales que utiliza en su producción hablan de su preocupación por un mundo en proceso de extinción, sobre los efectos que la introducción del pedestal y del bronce tienen sobre estas prácticas, y sobre los sedimentos culturales que acumulamos y que trozo a trozo, van configurando un paisaje siempre incompleto de lo que somos, de lo que pudimos ser.  

Is it true one really lives on earth?

Not forever on earth,

Only a little while here.

Though it be jade it falls apart,

Though it be gold it wears away,

Though it be quetzal plumage it is torn asunder.

Not forever on earth,

Only a little while here. 

 

Nezahualcoyotl

 

Cynthia Gutiérrez’s practice and production processes develop around the bridge connecting the past to the present. The thin line that divides memory from oblivion—that which endures, from that which vanishes— has become an essential figure for understanding her work. She uses those opposing concepts to start weaving new stories that fluctuate between the uncanny and reality, past and present, tragedy and comedy, truth and deceit. 

All her works radiate a peculiar energy that oscillates between gravitas and a somewhat uncomfortable sense of humor. Certainly, she deals with serious issues: History with a capital H, symbols, Art, time, death, oblivion… but she de-mystifies those issues by—sometimes even literally—toppling them from their pedestals. Perhaps the pedestal is the defining element of her practice as a whole: in her works we find broken or slanted pedestals; pedestals sinking down or emerging from the ground; empty pedestals; miniature pedestals. All of these pedestals/foundations are always in a dialectical tension with their own function as that which limits and, therefore, defines what belongs to official history, to collective memory, and to art. That is why they are so interesting for an artist who repeatedly places them in precarious or unstable positions, thus challenging their physical or symbolic ability to keep on supporting something.

Gutierrez gives another twist to this dichotomy between this purported stability—this fixity represented by the pedestals—and ephemeral time through a recurring use of textile as support in her practice. In these cases, fluid, flexible, malleable textiles are almost the complementary opposite of the pedestal. All of the works in the No para siempre en la tierra exhibition are built from these two elements, which are then transformed and taken to the limits of their respective functions and definitions: the flow of fabric is forever frozen when cast in bronze, the pedestal now stores the fragments of a history that has been lost.

Everything in the exhibition is an allusion to the transitory nature of humankind and its histories, its myths and gods. And if it is true that the artist has resorted to classical iconography in her practice, it also consistently shows a relation to her local context in one way or another. In these recent works this relation becomes explicit starting from the title of the exhibition, which has been directly taken from a poem by Nezahualcoyotl. Of course, these lines are also universal insofar as they utter a concern for how fleeting our passage through the world is. Actually, in and of themselves the craft techniques used in her works speak of her concern for a world that is about to become extinct, of the effects that the introduction of the pedestal and bronze have on these practices and of the sediments of culture that we accumulate upon them and which, piece by piece, gradually configure a landscape of what we are, of what we could have been.